banner por salud todos

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

OEA ve "inaceptable" la intimidación contra el fiscal electoral de Guatemala



Guatemala - El jefe de la misión electoral de la Organización de Estados Americanos para Guatemala y expresidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, asegura que es "inaceptable" el uso de la intimidación contra el fiscal de delitos electorales Óscar Schaad a cuatro días de los comicios y aboga por garantizar un proceso transparente.

"Hemos sido informados que el fiscal de delitos electorales ha salido del país con su familia por haber sido amenazado de muerte durante los días previos. Esta información es muy grave y queremos, de la forma más enérgica, condenar esa intimidación", proclamó en una entrevista con Efe.

El jefe de la Fiscalía contra Delitos Electorales del Ministerio Público de Guatemala, Óscar Schaad, pidió un permiso laboral, que entró en vigor este lunes, por amenazas hacia él y su familia previo a los comicios generales que se celebrarán este domingo, un hecho que Solís considera "inaceptable".

Schaad fundó en 2015 la Fiscalía contra Delitos Electorales, luego de haber dirigido la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) -el vínculo del Ministerio Público con la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig)-, cargo en el que realizó investigaciones de financiación ilegal y anónima a varios partidos que participaron en las elecciones de ese año.

Entre ellas las que se dirigieron contra el partido oficial Frente de Convergencia Nacional (FCN) y el actual presidente, Jimmy Morales, o contra la exprimera dama y otra vez aspirante a la primera magistratura Sandra Torres, de Unidad Nacional de la Esperanza (UNE).

Para Solís, el sustituto de Schaad, el agente fiscal Rafael Curruchiche, debe "tener las garantías necesarias para hacer su trabajo", que es "clave" en este proceso, y por ello reitera que las investigaciones que estaban en curso deben continuar "sin ser entorpecidas".

"Esto nos parece de absoluta necesidad en momentos en que el país está necesitado de certidumbre sobre las condiciones en las que se desarrolla el proceso", detalló Solís, un politólogo, académico e historiador que encara su primera misión electoral, la decimonovena que la OEA envía a Guatemala desde la primera, ocurrida en 1970.

Y en esta misma línea reitera que el papel del fiscal de delitos electorales es "esencial" para el desarrollo del proceso, "que debe ser lo más transparente posible", y por ende agrega que no tener a esta figura "medular" puede tener "un efecto muy negativo", y más cuando se han presentado denuncias de clientelismo político.

Como la que este miércoles les entregó el aspirante a la Presidencia por el partido Encuentro por Guatemala, Manfredo Marroquín, quien la interpuso la semana pasada al Ministerio Público y en la que denuncia "presuntas actividades de compras de votos en diferentes partes del territorio".

Varios binomios presidenciales, recuerda Solís, han insistido en este tema durante las reuniones previas a la fecha clave de la elección, el 16 de junio, asegurando que han sido "testigos de este tipo de acciones", un hecho por el que el expresidente muestra su "preocupación" y por el que pide se haga una "investigación a fondo" y "a la mayor brevedad".

El exmandatario costarricense, que atiende a la Agencia Efe desde su oficina en un hotel capitalino, lamenta todo tipo de violencia que se dé en la campaña, como la que denunciaron este miércoles la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos contra periodistas y medios de comunicación.

Ellos, prosigue, también están jugando "un papel central en la promoción de la democracia" y aunque admite que la política es "una actividad de choque físico" que se parece "más a un partido de fútbol" y que puede conllevar un acalorado debate entre candidatos, pide no trascender los límites de la violencia, porque los representantes populares deben dar "un comportamiento ejemplar".

"Nosotros creemos que el pueblo de Guatemala merece mucha mejor actitud que esa", resume mientras recuerda que los aspirantes a cargos públicos no deberían usar la violencia, la intimidación, las acusaciones sin fundamento, las falsedades o las mentiras para debatir entre ellos, sino formar parte de un proceso "ordenado y apegado a la ley".

"Necesitamos que haya una acción proactiva de las diferentes autoridades responsables de garantizar que no se cometan ilícitos durante lo que resta de campaña y durante el propio día de las elecciones", insiste el jefe de la misión electoral de la OEA a Guatemala.

Solís, quien cree que la mayor parte de las entidades implicadas en el proceso están haciendo "el mayor esfuerzo", señala que las elecciones dejarán una "serie de desafíos" que tienen que ser atendidos "con absoluta puntualidad y con un espíritu decisivo", como los actos de violencia o de clientelismo político.

Pero también la participación de los pueblos indígenas o de la mujer en la política. Precisamente han sido los candidatos políticos de los pueblos originarios los que le han transmitido sus "preocupaciones particulares" en desafíos como educación, materia productiva, dificultades de orden lingüístico o de campaña.

Esas recomendaciones se incluirán, igual que en la elección de 2015, en el informe final de la misión, y aunque admitió que todavía hay grandes desafíos dice que hay "una sensibilidad cada vez mayor de los partidos políticos" de hacer estas consideraciones que afectan a una mayoría de la población, más de 60 por ciento según diferentes organismos.

"El hecho de que haya candidatos indígenas en varios de los partidos creo que es un indicio al menos de que el tema no se ha abandonado y que hay una evolución importante en la sensibilidad política sobre estos desafíos", explica, aunque todavía hay "mucho margen para mejorar".

Una situación similar es lo que sucede con la participación de la mujer, de hecho solo dos aspiran a la Presidencia en los comicios de este domingo, Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE-Socialdemócrata), y Thelma Cabrera, del Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP-Izquierda).

En este mismo sentido, recuerda que menos del 15 por ciento están presentes en el Congreso. Una representación "muy escasa" en los órganos de toma de decisión.

Sobre estos dos puntos también pide poner atención para que en un futuro se pueda llegar a "mayores niveles de integración de igualdad" con políticas de inclusión.

Más de 8,1 millones de guatemaltecos están convocados a votar el próximo 16 de junio por presidente y vicepresidente, además de 160 diputados, 340 alcaldes y 20 congresistas del Parlamento Centroamericano. 


Valora este artículo
(1 Voto)

volver arriba