banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

Honduras demanda reformas electorales profundas



Honduras demanda reformas electorales profundas
Autor del artículo: Especial Proceso digital

Tegucigalpa – Las reformas electorales que negocia la clase política, con la finalidad de dar estabilidad política y social a Honduras tras elecciones transparentes, son esperadas por los ciudadanos y la comunidad empresarial, deseosa que el país retome la tranquilidad y que las personas y las empresas puedan enfocar sus energías en el progreso y la creación de empleos.

- Por ahora lo que ha existido es repartición de cargos y se soslayan reformas profundas que garanticen procesos electorales transparentes y creíbles.

Tras unas elecciones del 2017, ganadas por el Partido Nacional pero cuyos resultados  fueron cuestionadas por los perdedores de la Alianza de Oposición y el Partido Liberal, se desató una crisis en el país, derivando en confrontaciones, las cuales han amainado, pero existe un ambiente de crispación, que se espera sea superado con las reformas electorales que permita que los próximos comicios del 2021 y sus resultados sean aceptados por los participantes.

Los hondureños quieren concentrarse en buscar empleo, el principal problema que enfrenta la población, mientras los empresarios reclaman un ambiente de paz, a fin que puedan generar inversiones o atraerlas de los mercados internacionales.

Prueba de ello es la posición expresada por el presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), Jorge Faraj, que en su cuenta de Twitter escribió este miércoles sobre la necesidad de “legitimar los próximos gobiernos” y con ello lograr la estabilidad política y económica del país.

Tiempo

Restan dos semanas para que expire el plazo que permita aprobar reformas electorales en el Congreso Nacional que puedan ratificarse en la próxima legislatura y que garanticen procesos eleccionarios transparentes que permitan la gobernanza en Honduras.

Aunque son nueve las fuerzas políticas representadas en el Poder Legislativo, basta con que tres de ellas decidan ponerse de acuerdo en reformas electorales que eviten una crisis institucional en el país, tomando en cuenta los antecedentes de los últimos comicios.

Proponen que debate legislativo sobre reformas electorales sea a luz del día

En el debate están planteadas reformas profundas y complejas como es el caso de la segunda vuelta, reglamentar la reelección presidencial y la creación de un nuevo Tribunal Electoral. Otras, como la ciudadanización de las mesas, elección de diputados por distritos, agregados a la Ley de Financiamiento de Campañas Políticas son más fáciles de lograr acuerdos.

En las que existen avances tangibles es en la construcción de un nuevo Registro Nacional de las Personas (RNP) y Tribunal Supremo Electoral (TSE), aquí las fuerzas políticas -Liberal, Nacional y Libre- han logrado ponerse de acuerdo de una u otra manera.

El presidente de la CCIC reclamó la aprobación de la segunda vuelta debido al fraccionamiento político y lo consideró como un mecanismo de fortalecimiento democrático.

En ese entramado transcurre el debate público sobre las reformas electorales. Cada partido político pretende llevar agua a su molino, mientras la sociedad mira expectante y demanda reformas profundas que evite una crisis como la ocurrida en el último proceso eleccionario.

Unas viables, otras inviables

Miguel Cálix, analista políticoMiguel Cálix , catedrático universitario y analista político, comenzó su análisis diciendo que cualquier reforma que se haga debe estar orientada a generar mayor confianza en el sistema electoral y así evitar los últimos acontecimientos.

Citó que con base al realismo político “el hecho que una parte del Partido Liberal, Partido Libre y el Partido Nacional hayan logrado ponerse de acuerdo en el tema de la tarjeta de identidad, indican que hay pruebas recientes de la voluntad de lograr acuerdos”.

Cálix refirió que para aprobar las reformas electorales hay muchos insumos, tal es el caso del Diálogo de Naciones Unidas, los informes de las misiones de observación electoral (OEA y UE), las propuestas de los partidos políticos e incluso la nueva normativa que propone el TSE.

De ahí surgen un menú de reformas, algunas de fácil consenso y otras muy complejas que no solo dependen de votos, sino también del contexto que vive el país.

El analista especificó que existen acuerdos para la conformación en el TSE y el RNP.

Presentan iniciativa de ley para incluir la segunda vuelta en proceso electoral hondureño

“Se necesita darle un nivel de credibilidad a los próximos procesos electorales y las misiones de observación han dicho que hay tres elementos fundamentales: 1. El censo y la tarjeta de identidad, 2. Tecnificación del Registro Nacional de las Personas, y 3. Conformación del Tribunal Electoral más confiable”, explicó.

Citó que otras reformas generan debate como es el caso de la ciudadanización de las mesas, que puede hacerse en forma gradual. Se suman los distritos electorales, la segunda vuelta (balotaje) y la reelección, sobre estos últimos se prevé difícil lograr acuerdos.

Continuó que en caso particular de la segunda vuelta no basta con expresarla, “tienen que haber circunstancias, un contexto que haga sentir a todos los partidos sobre la conveniencia de la reforma. En mi opinión esto no existe, el Partido Nacional cuenta con mayoría en el Congreso, ganó las elecciones  y es difícil que la apoye”.

Señaló que la simplificación del debate que se da muchas veces en espacios públicos, no ha permitido profundizar en ciertas reformas como las elecciones de diputados por distrito, modificaciones a la Ley de Financiamiento de Campañas, entre otras que no concitan el discusión de dos o tres días.

Puntualizó que habrá reformas y aunque muchos quisieran que fueron integrales, al final las mismas serán puntuales.

Reglas claras

Arabesca SánchezDe su lado, para la abogada Arabesca Sánchez, es importante que las reglas electorales estén claras mediante un marco legal validado, consensuado y aprobado para que garantizar la gobernanza en el país.

“Las nueve fuerzas políticas que hay en el país saben y entienden las reglas del juego, al igual que sus militantes, creo que a través de esas reglas contribuyen con el fortalecimiento democrático del país”, subrayó.

Sugirió que el órgano electoral esté integrado por profesionales conocedores en la materia, sin vínculos con la clase política que les permite ejercer una labor objetiva y transparente.

Puntualizó que la gobernanza de una nación depende que los elegidos sean totalmente legítimos, que todos hayan aceptado las reglas del juego, los procesos de escrutinio y especialmente acepten los resultados.

“Desde el 2009 tenemos claro que este apartado de las reformas electorales es una asignatura pendiente que tiene Honduras. No podemos aceptar en Honduras de que los personajes se quieran quedar en el poder como lo hemos visto en otros países de Latinoamérica, donde hay presidentes con 12 y 16 años de gobierno, o alcaldes con 16 o 20 años, eso no es democracia. La rotación en la gobernanza también es democracia”, concluyó la analista.

Se habla únicamente de repartición

Padre Germán CálixPara el miembro de Caritas Honduras, padre Germán Cálix, calificó que las reformas urgentes son la modificación de la administración electoral, así como el contencioso.

Amplió que el país no puede ir a otro proceso electoral con el mismo Tribunal Supremo Electoral (TSE). “Es lamentable cuando escuchamos que se están negociando puestos en el Tribunal y eso sería nefasto porque volveríamos a la misma componenda entre partidos políticos, en tanto en el apartado del Registro de las Personas urge hacer un nuevo censo y despolitizar esta oficina”.

Cálix acentuó que la segunda vuelta es vital para Honduras y ejemplificó que en Costa Rica, El Salvador y Guatemala se salvaron los procesos eleccionarios mediante esta vía. “Los que están en contra de esta modalidad dicen que para la segunda vuelta se reagrupan las fuerzas de oposición, votan y luego quedan desintegradas, pero por lo menos las elecciones en ese momento son en mayoría”.

Refirió que el plebiscito no se incluye en las reformas porque está ya en la Constitución. “Lo que hay que definir es el tiempo en el que se tiene que hacer y los temas sobre los cuales se va a consultar”.

El responsable del organismo católico aseveró que actualmente no hay ambiente político para aprobar las reformas. “Es lamentable porque se trata del interés nacional que no necesitan negociación, sino aplicarlos para que haya estabilidad que es lo que todos buscamos”.

Preocupación por falta de acuerdos

El analista político Filadelfo MartínezSiempre en comunicación con Proceso Digital, el analista político Filadelfo Martínez mostró su preocupación debido a que -según él- las reformas electorales se discuten en función de los intereses de los partidos y no de Honduras.

Estimó que “siento que no se van a aprobar las reformas que deriven en un Tribunal creíble para el país. Se habla mucho del reparto del Tribunal y no de crear un sistema confiable”.

Martínez desconfía que la intervención al RNP arroje los resultados que la población espera y que finalmente se blinde el proceso electoral.

“No sabemos si la idea de ciudadanizar las mesas electorales sea una buena idea, tomando en cuenta que no vayan a parar a ONGs que se prestan al juego de los partidos políticos”, expresó.

Finalizó que todo lo que ha habido entre los actores políticos “es más de lo mismo” que significa seguir empantanados en una crisis que produce muertes y de la que los partidos políticos no quieren hacerse responsables.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba

    


CEDAC Baner PRONTO