banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Virtudes y retos del circuito carretero central de Honduras



Ernesto GálvezPor: Ernesto Gálvez

Tegucigalpa - En la pre Semana Santa, recorrí con parte de mi familia la ruta Tegucigalpa- El Progreso-Tela-La Ceiba-Tocoa-Trujillo-Juticalpa-Tegucigalpa, en lo que he denominado el Circuito Carretero Central de Honduras CCCH, que tiene mil kilómetros de extensión y que no toca ninguna frontera.

Se dice que el país tiene las mejores carreteras de Centro América. Aceptemos que esto es cierto pero, para que los hondureños estemos satisfechos a plenitud, sería bueno completar y/o atender con prontitud varios tramos que, a decir verdad, hace falta terminar los trabajos.

El primero es Las Flores, iniciando el Valle de Comayagua; son apenas cinco kilómetros, pero que esa mancha negra de la CA-5 demerita la capacidad ejecutiva de varios gobiernos, incluyendo el presente, por su negligencia y poca creatividad. ¿Qué cuesta crear un fondo de emergencia, así como se ha hecho en otros temas y poner fin a ese feo e inseguro tramo.

La concesionaria COVI tiene muchas promesas incumplidas en varios tramos entre Tegucigalpa y San Pedro Sula, aparte de Las Flores: terminar el tramo del Lago de Yojoa y terminar La Barca-Villanueva. Celebramos el excelente trabajo de ampliación Comayagua-Siguatepeque; merece un aplauso. Pero el mantenimiento y señalización es deficiente. Hay varias ZONAS DE NEBLINA en la CA-5 que deben estar perfectamente señalizadas y que NUNCA se ha hecho. Se trata de la zona del DURAZNO saliendo de Tegucigalpa, entre La Posta y el cementerio, lo mismo que en Siguatepeque en el bordo de la pendiente hacia Taulabé. Todas las señales deben ser fluorescentes, con rótulos grandes y colocar “ojos de gato” más fuertes y más brillantes. Es más, en toda la CA-5 estos ojos de gato han sido destruidos por el tráfico intenso y no se han rehabilitado o cambiado desde que se inauguró esta carretera emblemática de Honduras. Nos deben el mantenimiento. Tampoco he visto una Unidad de Auxilio Carretero; serían varias de éstas, porque el tramo son casi 300 kms de Tegucigalpa hasta Puerto Cortés.

El tramo LA BARCA-TELA (corredor turístico) sí que es una vergüenza. COALIANZA hizo varias travesuras descubiertas por ASJ y que nadie saca la cara ni se deduce responsabilidades. Resultado: es el tramo más peligroso del Circuito CCCH: NO EXISTEN SEÑALES en los pequeños tramos a medio hacer; el puente sobre el Río Humuya todavía incompleto. Se dice de nuevas licitaciones simultáneas; esos 150 kms hasta Tela, van para largo. De Tela hasta La Ceiba, la ruta de dos carriles no está tan mal, pero desentona; hace falta apurar los trámites para convertirla en bulevar. Ya en “Ceibita la bella”, el recibimiento consiste en un enorme atascamiento de vehículos desde el aeropuerto Golosón que le gasta casi el mismo tiempo que desde Tela. El anunciado proyecto ceibeño de la Calle 8, sólo tiene 8 cuadras. ¿Será por eso que tiene ese nombre?

LA CEIBA-COROCITO, toda remendada pero se camina normalmente, aunque sea como tortuga por la abundancia de túmulos, que la mayoría, no se anuncian. Esa ruta la cruzamos de noche hasta Tocoa y causó un poco de temor; además de la poca rotulación de los lugares donde va pasando el turista; de tal forma que uno debe preguntar por dónde va, si no lleva la tecnología GPS.

Pero de COROCITO-BONITO ORIENTAL en ruta hacia OLANCHO, la carretera está recién inaugurada, muy bonita, paisajes espectaculares pero, de repente, ya pueden observarse las primeras muestras de bacheo, lo cual da la sospecha de mala calidad de la pavimentación con asfalto. En ese extenso tramo desde Corocito a Juticalpa, Olancho, se descansa de los famosos túmulos; pero de allí en adelante, la epidemia de esos también llamados “policías muertos”, vuelve a aparecer hasta Campamento, ya cercano a Guaimaca, Francisco Morazán. En una pequeña parte del tramo el pavimento es de concreto hidráulico, eso es bueno, pero, tiene el “síndrome de Bonano”, que se caracteriza porque a la carretera no le construyen los lomos, donde el motorista puede aparcarse para hacer cambio de llanta u otro menester propio de la carretera. Eso tampoco lo solucionó la empresa que contrató este gobierno para completar el “trabajo” del “poder ciudadano”; tampoco hizo nada el “lobo de la empalizada”.

Volviendo al obsesivo tema de los túmulos, sugiero que INSEP elabore un estudio que contenga los criterios técnicos de cómo y dónde se deben instalar. Como ciudadano que conozco muchos países, he visto que esos obstáculos de control de velocidad deben tener una anchura no menor de un metro, lo suficientemente extendido que no dañe la estructura de dirección y suspensión del vehículo y que además, se anuncie 100 metros antes, con rótulos ampliamente visibles de día y de noche y los mismos túmulos debidamente pintados con material especial. Se debe coordinar con las Alcaldías Municipales para determinar los sitios cercanos a escuelas, hospitales, centros de salud, mercados, centros comerciales, etc. La responsabilidad es de INSEP, la institución que debe elaborar cartillas dando los instructivos para instalar túmulos y distribuirlos en todas las municipalidades y Policía de Tránsito.

En lo que sí deben participar las autoridades municipales es en la ROTULACIÓN de la comunidad, el municipio, departamento, número de habitantes, centros turísticos y otros datos de interés del turista, como kilómetros para llegar al siguiente lugar, a la próxima gasolinera, al próximo comedor, a la farmacia, a la clínica médica, a la posta policial, etc. El país no ofrece información al turista. Uno tiene que parar a preguntar cada cosa, porque la ruta no lo ofrece. Hacerlo no es del otro mundo; es de sentido común, pero pareciera que no es el común de los sentidos. Una simple flecha indicando el lugar de la vía, es de gran valor, especialmente en los pueblos de tierra adentro. Personalmente me ha tocado regresar muchos kilómetros al darme cuenta que esa no era la opción a tomar. Cuando ocurre eso, el transeúnte se agobia y crea un sentimiento de rechazo al lugar, convirtiéndose en un anti turista, simplemente, por un detalle tan simple como la rotulación.

Sin embargo, es honrado reconocer el gran esfuerzo que ha hecho el actual gobierno en cuanto a la red de carreteras. Estas son apenas algunas sugerencias de un ciudadano común con la mejor intención.  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.    Abril, 2019.


Valora este artículo
(3 votos)

volver arriba