banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Un presidente ateo?



Por: Otto Martín Wolf

Hasta la fecha no se sabe de ningún  presidente haya sido ateo.

No de Honduras, pero de todo el mundo y en todos los tiempos.

Aún gente terrible, asesinos como Hitler y Stalin han tenido religión y dios, incluyendo al sangriento Emperador romano Nerón quien según datos históricos reales practicaba el judaísmo.

En América tampoco ha habido ningún presidente ateo. Es más, estoy seguro que diputados, ministros y funcionarios de alto nivel todos, absolutamente todos creen y han creído en dios.

Entonces, me pregunto, cómo es posible que siendo creyentes, teniendo una fe y un código moral religioso que respetar, estemos tan llenos de corruptos en la dirigencia de los países?

En Brasil hay dos expresidentes y un montón de funcionarios presos por corrupción, Venezuela agoniza en algo muy cercano al apocalipsis con un presidente que cita a dios cada tres palabras.

En Centroamérica hay: dos en Costa Rica, uno en Panamá, tres en El Salvador, dos en Guatemala, que han estado o están en prisión por corruptos, todos creyentes, todos religiosos.

Pregunta: Les impidió la religión cometer esos actos deshonestos?

Lo mismo sucede con los peores criminales, ladrones y asesinos, todos son grandes creyentes -se supone que temerosos de dios- muchos portan medallas y tatuajes de “la Virgencita milagrosa”, crucifijos e imágenes de Cristo.

No se sabe de ningún capo-mafioso que haya sido ateo, todos se parten el pecho (y el pecho de sus víctimas) creyendo en dios.

En Australia acaba de ser enviado a prisión el más alto funcionario de la Iglesia Católica, segundo sólo del Papa, condenado por haber violado a dos niños en la misma iglesia en donde estaba asignado.

Se trata de un religioso de alto rango, en contacto directo con dios, cómo es posible que haya resultado un violador y pedofílico, cómo dios escogió semejante degenerado para representarle?

MIles, literalmente miles de sacerdotes católicos han sido acusados de pedofilia, muchos se escaparon de una condena criminal ya que con el dinero de dios (las limosnas) pagaron por el silencio de sus víctimas. Pero otros, muchos, han sido juzgados y encarcelados por haber abusado de los niños que estaban a su cuidado.

Otra clase de corrupción ocurre en las iglesias evangélicas, donde el verdadero dios parece ser el dinero ya que son muy pocos, menos que eso, poquísimos los que llevan una vida de recogimiento espiritual (como se supone debería ser) lejos de la vanidad y los lujos del mundo.

Aviones privados, carros selectos, mansiones de varios millones de dólares, trajes carísimos, una vida fastuosa, todo con el dinero que los papos le dan a dios (según ellos), pero que antes de llegar al cielo pasa y queda en las manos de los “representantes de dios”.

Resumiendo, hay más pecado en los que creen en algún dios que en nosotros los ateos, eso es algo que ni el libre albedrío podría explicar, ya que supuestamente los ateos también lo tenemos.

Más de Otto Martín Wolf


Valora este artículo
(3 votos)

volver arriba