banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

baner diputados

El valor de la verdad



juliorPor: Julio Raudales

El New York Times ha publicado esta semana una carta anónima.

Se presume que la ha escrito un alto funcionario ligado a Trump, alguien que trabaja en la Casa Blanca. En esa carta, el desconocido autor dice que, en el Despacho Presidencial de los Estados Unidos se respira un ambiente de pavor, de pesadilla y que muchos de los subordinados ven con recelo y antipatía al presidente y que tratan de impedir que éste cometa locuras. Dicen, “estamos aquí resistiendo y tratando de conjurar y neutralizar los peores demonios del señor Trump”.

Nadie sabe quien ha escrito la carta. Si la ha publicado el N.Y. Times ha de ser, por supuesto, verosímil. El jueves las sospechas caían en Mike Pompeo, quien fue jefe de los servicios de inteligencia de los Estados Unidos y ahora es Secretario de Estado. El funcionario que se encuentra de visita en la India, niega ser el autor del anónimo, pero claro que si lo fuera no lo va a decir. En declaraciones desde Nueva Delhi, se defiende descalificando al periódico neoyorquino, diciendo que se trata de un diario que se ha dedicado casi exclusivamente a atacar al presidente norteamericano desde que tomó posesión de su cargo.

Discrepo diametralmente de las aseveraciones del canciller norteamericano. Leo asiduamente el New York Times y creo que es un gran periódico, Por supuesto que es un diario liberal, que ve con profunda hostilidad al presidente. Pero, la prensa existe para eso, para incomodar, fastidiar, criticar. No para adular.

En el tono jactancioso y arrogante que le es habitual, el presidente desdeño al Times y dijo que, si no fuera por él, tanto CNN como dicho diario ya hubieran quebrado. Pienso que es más probable que Trump pierda la reelección del 2020 a que estos medios de comunicación críticos a su gobierno vayan a cerrar.

Es verdad que los jóvenes de este tiempo no compran ya periódicos en papel, pero si tienen una cierta avidez por informarse y se suscriben digitalmente. Aun las redes sociales, para alcanzar su cometido necesitan de buena prensa independiente y, por ende, los medios de comunicación que quieran sobrevivir en la era de la tecnología deberán preocuparse mas por ser veraces que por estar cerca de quienes detentan el poder para que puedan mantenerlos.

En resumen, las cosas se le ponen cada vez mas difíciles al mandatario norteamericano y cada vez es mas fácil enterarse de los vericuetos que ocurren en los pasillos de la Casa Blanca, gracias a la libertad explicita de que goza la prensa en aquel país. Ojalá y nosotros, que solemos admirar las bondades de la cultura occidental, aprendamos la importante lección que nos deja el tener una prensa independiente.

Digo todo esto a propósito de los hechos ocurridos en nuestro entorno durante las últimas semanas. Dos estudiantes de media aparecieron muertos en la zona de “La Montañita”, lo cual era usual hace treinta años, en la época de la represión por la “Guerra Fría”. Poca gente le prestó atención a una noticia que, lastimosamente parece un hecho cotidiano en ésta violenta sociedad. Pero las redes sociales se encargaron de generarle un problema inesperado a las autoridades: una grabación captada de la cámara de un teléfono celular muestra a dos personas uniformadas sacando de una casa a los jóvenes que luego aparecerían asesinados.

Esta acción hecha viral en las redes sociales ha causado conmoción y los distintos medios de comunicación hacen ahora eco del clamor popular que acusa a las autoridades de la autoría del crimen. Reviven los fantasmas del atroz crimen de los estudiantes universitarios a manos de la policía que hace apenas 7 años suscitaron la intervención de dicho cuerpo y provocaron el repudio de la sociedad.

Es necesario tomar acción inmediata para que se esclarezca le misterio que rodea el crimen los estudiantes. Retardar la investigación solo ayudará a consolidar las sospechas que se ciernen sobre las autoridades policiales. Es difícil retraerse al juego de las noticias y las redes sociales en la era digital. La verdad debe ser el estandarte ahora mas que nunca si queremos que nuestra sociedad sobrevida a la tecnología. Lo es aquí, tanto como en Washington.

Más de Julio Raudales


Valora este artículo
(3 votos)

volver arriba

    


CEDAC Baner PRONTO