baner por salud junio verde

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Juicios de policías en EEUU revelan más vínculos criminales



Juicios de policías en EEUU revelan más vínculos criminales
Autor del artículo: Proceso Digital

Tegucigalpa - Policías y expolicías hondureños de la oficialidad y de las escalas básicas siguen saliendo en los documentos que las cortes federales de los Estados Unidos desclasifican y que muestran los vínculos entre agentes y narcotraficantes en Honduras.

- En Honduras algunos altos exoficiales enfrentan procesos judiciales y otros están prófugos de la justicia.

En el expediente 15-CR-179 mediante el cual se imputa a expolicías de vínculos con el narcotráfico, dan cuenta de cómo las “contribuciones” de policías hondureños, algunos de mediano rango y otros de las altas esferas se mezclaron en estos negocios y ahora pagan en Estados Unidos sus condenas o enfrentan procesos.

En este orden uno de los enjuiciados es Juan Manuel Ávila Meza, quien deberá recibir su sentencia el próximo 18 de este mes de julio, tras declararse culpable.

Juan Manuel Avila MezaEl exoficial Juan Manuel Avila Meza hizo encargo a Los Cachiros

El exoficial Ávila Meza fue una especie de comodín de Los Cachiros. Él ingresó en 1994 a la Policía y fue suspendido en 1999 luego que su esposa fuera condenada por fraude fiscal.

Sin embargo, Ávila Meza fue reincorporado a la institución policial en 2011 luego de interponer varias demandas. En todo ese tiempo aprovechó para graduarse a abogado, lo que permitió acercarse a Los Cachiros.

Hizo varios trámites a la familia Rivera Maradiaga, gracias a los contactos, de un primo de Devis Leonel, de nombre Rubén Santos, pastor de una iglesia y también expolicía, quien lo recomendó allá por 2004, indican informes descalcificados.

En ese contexto del proceso, es que Ávila Meza se presentó hace escasos días ante la jueza Lorna G. Schofield, quien conoce la causa y fue en ese el momento en el que entregó documentación que detalla sus relaciones y encargos cumplidos para los Cachiros a través de sus vínculos familiares.

Esas relaciones se mantuvieron, se indica, aun cuando estaban suspendidos de la Policía, momentos en los que tuvieron encuentros para facilitar movilizaciones de los cabezas del cartel y también indican como el pastor y expolicía recibió ayuda de un líder criminal para su iglesia.

Movimientos en el sur hondureño, en la norteña ciudad de La Lima, y facilitación de vehículos son parte del accionar en el que respaldaron a los hermanos Rivera Maradiaga, jefes del cartel de los Cachiros.

exoficiales

Los procesos en los Estados Unidos dan cuenta de los expolicias Wilmer Carranza Bonilla, Ludwig Criss Zelaya Romero, Mario Guillermo Mejía Vargas, Carlos José Zavala Velásquez, Víctor Oswaldo López Flores, Jorge Alberto Cruz Chávez, Juan Manuel Ávila Meza y Carlos Alberto Valladares Zúniga.

Los exefectivos del cuerpo se seguridad pública abandonaron la institución en el llamado proceso de depuración policial.

Pero la putrefacción policial en ese momento, mostro desde agentes ligados al cartel de Los Valle hasta otros que trazaron rutas del narcotráfico junto a Los Cachiros y más de alguno que se le imputa el asesinato del Fiscal de Oro, Orlan Chávez, forman parte de esta nómina de expolicías acusados en EE. UU.

Cuatro de los ocho exagentes hondureños ya fueron condenados en el país del norte del continente, los restantes están a la espera de fallos judiciales. Los jueces norteamericanos Liam O’Grady y Lorna G. Schofield se han encargado de conocer los procesos contra ellos.

Carranza Bonilla (11 años), Zavala Velásquez (12 años), López Flores (5 años) y Valladares Zúniga (14), suman 42 años en todas las condenas, aunque podrían recibir rebajas en sus penas si deciden aportar información a la justicia de los Estados Unidos. Algunos ya hicieron las solicitudes individuales para apegarse a esta prerrogativa.

cachiro

De su lado, Zelaya Romero, Mejía Vargas, Cruz Chávez y Ávila Meza obtendrán condenas en los próximos meses.

Testimonios de capos hondureños importantes de la droga han delatado la forma en que estos expolicías colaboraban con el hampa. Usaron el uniforme y la chapa para ponerlo en servicio de las organizaciones criminales, según acusaciones de fiscales en EEUU.

Policía de Los Valle

Wilmer Carranza Bonilla, expolicía asignado a la Dirección Nacional de Servicios Especiales de Investigación (DNSEI), fue condenado a 11 años de prisión.

valle valleClan Valle Valle utilizó los servicios de Carranza para obtener información

De acuerdo con el expediente, a Carranza Bonilla se le acusó de ser una pieza clave al brindar información Los Valle Valle. Era un agente clase III de la DNSEI, que estuvo asignado a la unidad especial de investigación de delitos contra el lavado de activos y privación de bienes.

A pesar que trabajaba como informante de la DEA cuando era policía y estaba asignado en el occidente de Honduras, él seguía proporcionando información al clan Valle.

Luego de su extradición hacia EE. UU., donde recibió sentencia condenatoria, se conoció que en el país pasó con altas notas las pruebas del polígrafo y en su hoja de servicio no tenía denuncias de ningún tipo.

Wilmer Carranza

Se conoció que, en marzo de este año, el propio Carranza Bonilla introdujo un recurso en el que solicita una rebaja a su condena inicial de 132 meses, pero la Fiscalía ha refutado la petición en vista que no es elegible por los acontecimientos.

Expediente con siete expolicías

Otro de los agentes extraditado a EE. UU. fue el subcomisario Ludwig Criss Zelaya Romero, quien -según Washington- está acusado de utilizar ametralladoras y dispositivos con alto poder de destrucción durante actividades de narcotráfico.

De acuerdo con los cargos presentados, Zelaya Romero enfrenta una sentencia mínima obligatoria de 40 años de prisión y una pena máxima de cadena perpetua. Se prevé para septiembre de este año su condena.

ludwig zelaya romeroLudwig Zelaya Romero espera condena por narcotráfico

De Zelaya Romero -extraditado en diciembre de 2016- se sabe que, cumplidos los 18 años, ingresó a la Academia Nacional de Policía (Anapo), graduándose como subinspector, en la promoción 18 en diciembre de 1997.

En enero de 1998 comenzó su carrera como oficial de la Policía hondureña. El 30 de junio de 2016 fue excluido de la institución por la Comisión de Depuración de la Policía.

Igualmente, se conoce es oriundo de Danlí, El Paraíso. En los últimos tres años Zelaya Romero desempeñó cargos administrativos en la UMEP 2 del barrio Belén de Comayagüela y el museo de la Policía Nacional. Además, acreditó mediante constancia médica padecimiento en su columna.

A los dos anteriores que prefirieron el proceso de extradición, se suman los oficiales que se entregaron a las autoridades de la embajada de EE. UU. acreditada en Honduras y seguidamente viajaron en un vuelo privado hacia la potencia del norte.

fabio loboMayoría de los expolicías junto a Fabio Lobo conspiraron para el tráfico de drogas

Estos son: el subcomisionado Mario Guillermo Mejía Vargas, subcomisionado Carlos José Zavala Velásquez, comisario Víctor Oswaldo López Flores, subcomisario Jorge Alberto Cruz Chávez, inspector Juan Manuel Ávila Meza y Carlos Alberto Valladares Zúniga.

Todos estos expolicías hondureños -a excepción de Carranza Bonilla- están relacionados al expediente de Fabio Lobo, condenado a 24 años de prisión en EEUU.

A los siete exagentes de la Policía hondureña, se les señaló de participar en una conspiración masiva el tráfico de drogas que supuestamente inundó los Estados Unidos con cocaína.

De acuerdo con alegaciones contenidas en la acusación formal, otros documentos de la corte, y las declaraciones hechas durante los procesos judiciales, entre 2004 y 2014, múltiples organizaciones de tráfico de drogas en Honduras y otros países trabajaron juntos, y con el apoyo de los procesados.

El “más culpable”

En el caso de Carlos Alberto Valladares Zúniga, la Fiscalía de Nueva York lo considera “el más culpable” y de hecho recibió la pena más alta (14 años) dictada hasta ahora para los expolicías hondureños.

carlos valladares

A Valladares Zúniga se le vincula con Los Cachiros, a quienes sirvió desde los altos cargos que desempeño en la Policía e incluso llegó a ser sicario de esta organización criminal.

Se le señala de haber participado en la masacre del aeropuerto Ramón Villeda Morales, donde fallecieron seis personas. En esa oportunidad -octubre de 2011- condujo a Devis Leonel Rivera a la terminal sampedrana para que presenciara el ataque a narcos rivales.


Valora este artículo
(4 votos)

volver arriba