banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

El Chapo, desde su paso por Honduras hasta la condena de culpable en EEUU



El Chapo, desde su paso por Honduras hasta la condena de culpable en EEUU
Autor del artículo: Especial Proceso Digital/EFE

Tegucigalpa/Nueva York - Casi 10 años pasaron desde que circularon fuertes versiones de la presencia de Joaquín “el Chapo” Guzmán Loera por suelo hondureño hasta conocer este martes el veredicto de culpable en una Corte de Nueva York, Estados Unidos, donde fue condenado por la comisión de al menos 10 delitos ligados al narcotráfico.

- Aunque nunca se confirmó por autoridades locales la presencia de Guzmán Loera en Honduras, distintas versiones de medios internacionales ofrecieron detalles de las francachelas en las que participó El Chapo con otros líderes del hampa.

- Los Cachiros, Los Valle y “ Don H” siempre fueron relacionados con El Chapo, al igual que Daniel Lombardi -italoargentino- detenido en Roatán y extraditado a EEUU.

El considerado mayor juicio por narcotráfico en EEUU, que tardó cerca de cuatro meses, en el que el jurado escuchó a los 56 testigos cooperantes que la Fiscalía llevó al estrado, 14 de los cuales se trataban de antiguos socios o trabajadores del Chapo detenidos en suelo estadounidense y que tenían acuerdos de colaboración con el Gobierno.

Durante el juicio contra Guzmán Loera, cuando recién iniciaba -18 de noviembre de 2018- salió a relucir por única vez el nombre de Honduras. En esa oportunidad, Jeffrey Lichtman, el jurista que encabezó la defensa de el Chapo, reveló, al conocer que uno de los testigos de la Fiscalía estadounidense contra su cliente, sería el narcotraficante César Gastelum Serrano, alias “la Señora”, que éste había ordenado la muerte de un fiscal en Honduras y que el cartel de Sinaloa, además, había sobornado a un expresidente de este país centroamericano.

Aunque no se proporcionaron nombres en esa oportunidad, salieron algunos expresidentes a decir: yo no fui. Los primeros en restar crédito a la explosiva acusación de Lichtman fueron los exgobernantes Manuel Zelaya y Porfirio Lobo Sosa; poco después también lo hizo Roberto Micheletti.

El jefe del cartel de Sinaloa se paseaba por el occidente de Honduras.

¿El Chapo se paseaba por Honduras?

El paso del Chapo Guzmán por Honduras está conectado a sus relaciones con los carteles hondureños de los hermanos Valle Valle y Los Cachiros, pero también con otros transportistas locales como Héctor Emilio Fernández Rosa, alias “don H”, entre otros, indican los informes de agencias investigativas y reportes de prensa. Centroamérica fue y sigue siendo un puente importante para el trasiego de droga del cartel de Sinaloa.

El llamado juicio del siglo, como ha sido calificado el del Chapo Guzmán, provocó muchos estornudos en el país.

En Honduras, este estornudo alborotó las elites políticas y también uniformadas, pues ha sido estrategia del cartel de Sinaloa repartir sobornos por doquier y así lo dejaron  entrever los primeros testigos.

Publicaciones de medios de prensa mexicanos (proceso.com.mx) aseguraban que El Chapo fue protegido en Honduras y Guatemala, donde se movía a sus anchas bajo la protección de un cerco “militar” para dirigir personalmente el trasiego de drogas desde Centroamérica hasta México y Estados Unidos.

“Lo cuidan militares mexicanos, guatemaltecos y hondureños, además de la protección que recibe de los policías de las zonas por donde se mueve. En la frontera con El Salvador, al sureste de Guatemala, también se han localizado equipos de escuchas que trabajan para él”, detalló la publicación de junio de 2011.

Los Valle y Los Cachiros, franquicias del Cartel de Sinaloa.

Bajo el título: “El Chapo se pasea por Honduras”, el diario El Universal de México encabezada un reportaje sobre la presencia de Guzmán Loera en suelo centroamericano allá por agosto de 2012.

A el Chapo se le achacaban varios “escondites predilectos”, como es el caso de Copán, zona occidental de Honduras, donde el capo solía pasar “vacaciones” y celebrar fiestas con grupos musicales mexicanos.

Un año después -en 2013- el entonces viceministro de Defensa, Carlos Roberto Funes, en una entrevista publicada en el periódico El Mundo de España, confió que el narcotraficante mexicano Joaquín Guzmán Loera podría estar en Honduras.

Funes confesó en voz alta lo que en ese momento era un secreto a voces, que el narcotraficante más buscado del mundo viviría en Honduras. “Sí, el Chapo Guzmán podría estar en Honduras”, admitió al tiempo que reconoció que también su gente, el cártel de Sinaloa, es quien controlaba el trasiego de drogas en Honduras.

En julio de 2015, el exministro de Defensa hondureño, Marlon Pascua, dijo que nunca lograron comprobar oficialmente la presencia de Joaquín “el Chapo” Guzmán Loera en Honduras, aunque sí los fuertes vínculos que este barón de la droga tuvo en varias regiones del territorio nacional.

“Siempre se escucharon rumores que él estuvo aquí en Honduras en varias ocasiones, pero nunca se pudo comprobar si esos extremos eran verídicos, lo que hicimos fue tomar las medidas para combatir no solamente a una persona, sino que un problema como el narcotráfico”, relató en esa oportunidad.

Este martes el mexicano Joaquín el Chapo Guzmán, antiguo líder del cártel de Sinaloa, fue declarado culpable de diez delitos de narcotráfico

La condena de culpabilidad

Finalmente, este martes el mexicano Joaquín el Chapo Guzmán, antiguo líder del cártel de Sinaloa, fue declarado culpable de diez delitos de narcotráfico por un jurado que deliberó durante seis días.

El veredicto se conoció alrededor de las 12:30 del mediodía, tras más de 30 horas y seis jornadas de deliberaciones de los doce miembros del jurado neoyorquino, que consideró de manera unánime culpable al narcotraficante de los delitos de liderazgo y mantenimiento de una empresa criminal continuada, tráfico internacional de drogas, uso de armas de fuego y blanqueo de dinero procedente de la venta de narcóticos.

El jurado solo consideró que no habían sido probadas más allá de la duda razonable dos de las 27 violaciones que componían el primer cargo, que es el más importante y que debería suponerle una condena a cadena perpetua: un envío a EEUU de 19 mil kilos de cocaína en marzo de 2007 y un envío de marihuana en enero de 2012.

La lectura de la sentencia será el 25 de junio de este mismo año.

El Chapo, de 61 años y vestido con traje azul y corbata oscura, permaneció impasible durante la lectura de la sentencia -algo que sucedió durante todo el juicio-, al igual que su mujer, Emma Coronel, cuya salida de la Corte de Brooklyn se produjo entre una avalancha de periodistas.

Para el fiscal jefe del Distrito donde se le juzgó, Richard Donoghue, esta decisión fue una "victoria", tanto para el pueblo americano como para las "familias que perdieron a sus seres queridos" por culpa de las drogas que el Chapo introdujo en el país.

"Ha sido un honor y un placer representar a Joaquín Guzmán, lo digo en serio", zanjó el abogado Jeffrey Lichtman, para quien su defendido siempre estuvo "feliz, fue educado" durante el tiempo que duró el proceso, un caso que ha considerado "histórico".

En esta Corte se verifica el juicio más sonado en lo que va del siglo en Nueva York. (Efe)

Desde que arrancó el juicio el pasado noviembre, el jurado escuchó a los 56 testigos cooperantes que la fiscalía llevó al estrado, 14 de los cuales se trataban de antiguos socios o trabajadores del Chapo detenidos en los EEUU y que tenían acuerdos de colaboración con el Gobierno.

Entre ellos, algunos miembros tan importantes del cartel de Sinaloa como Jesús "Rey" Zambada y Vicentillo Zambada -hermano e hijo de Ismael "Mayo" Zambada, colíder de la organización, respectivamente-, o Juan Carlos Ramírez Abadía, "Chupeta", que fue líder del cartel colombiano del Norte del Valle.

El juicio se convirtió en algo similar a una película, con la narración de cómo se trasladaba la droga en barcos, se pensaba en submarinos o se enviaba droga escondida en latas de jalapeños a través de la frontera mexicana con EEUU.

Tras conocerse el veredicto, la corte se abarrotó de fuerzas de seguridad, entre francotiradores y especialistas de la unidad canina, así como los propios alguaciles de la corte.

El proceso también atrajo a curiosos, tanto locales como turistas, que quisieron conocer a quien se ha convertido prácticamente en un mito por sus fugas al estilo de Hollywood de cárceles de máxima seguridad en México, como por sus años evadiendo la Justicia.


Valora este artículo
(1 Voto)

volver arriba