baner por salud junio verde

logo19PD

GIF Descarga nuestra app

Menu

         

Cárceles de máxima seguridad, ¿lo son?



Cárceles de máxima seguridad, ¿lo son?
Autor del artículo: Especial Proceso Digital

Tegucigalpa - El sistema penitenciario hondureño vive constantemente bajo amenazas por parte de integrantes de organizaciones criminales que buscan vulnerar las medidas de seguridad en las denominadas cárceles de máxima seguridad.

- Una decisión judicial que privilegia a los presos de máxima peligrosidad y les permite compartir en aéreas comunes, en uno de los argumentos que el Ejecutivo esgrime, favorece a los criminales y su accionar.

- Más de 21 mil internos componen la población penitenciaria, de los que alrededor de tres mil están en cárceles de máxima seguridad.

- Los jefes del hampa, recluidos en estas cárceles, ya no usan rigurosamente como al inicio, los uniformes anaranjados y tampoco suelen estar esposados de manos y pies.

Varias son las cárceles, llamadas de máxima seguridad, que integran el sistema penitenciario hondureño. Ilama, en Santa Bárbara (El Pozo) y El Porvenir, El Paraíso (La Tolva) constituyen los dos últimos modelos creados bajo este concepto.

Igualmente, en El Porvenir, Francisco Morazán, aunque esta con controles menos sofisticados que las anteriores, forma parte de los recintos nuevos creados para descongestionar las vetustas cárceles hondureñas.

maxima seguridad2Al inicio las cárceles de máxima seguridad generaron mucha expectativa. Cuando El Pozo y La Tolva iniciaron operaciones, en 2016, se hizo todo un despliegue mediático para mostrar cómo sería la vida en esas cárceles para los llamados jefes del hampa. Los reos lucían uniformes anaranjados, tenían esposas en los pies y las manos, y se informó que apenas iban a disponer de una hora para recibir sol. Esa realidad parece que cambió en apenas tres años.

Los motines , reyertas, fugas e incluso muertes violentas en estos recintos disparan las alarmas en las autoridades penitenciarias del país, quienes reconocen que los privados de libertad buscan los medios para volver a los reinos que tenían. Las cárceles de máxima seguridad son constantemente puestas a prueba por parte de familiares de reos peligrosos y los propios internos, quienes intentan introducir objetos prohibidos, drogas y armas.

Casi a diario los reportes de las autoridades penitenciarias dan cuenta de personas sorprendidas intentado introducir objetos prohibidos a estos recintos denominados de máxima seguridad.

Informes oficiales establecen que en lo que va de este 2019, ya suman 35 personas detenidas y acusadas por tratar de introducir droga en los centros penitenciarios a nivel nacional, la mayoría de los casos son mujeres que tratan de cometer estas acciones ilícitas en los centros penitenciarios de máxima seguridad, en los cuales se cuenta con tecnología de última generación que permite ver hasta el más pequeño objeto.

El 30 de junio pasado, perdieron la vida dos privados de libertad luego de un motín protagonizado por integrantes de la Mara Salvatrucha (MS-13), en la cárcel de máxima seguridad localizada en Ilama, Santa Bárbara, más conocida como El Pozo.

maxima seguridad3Los reos más peligrosos están en estos recintos carcelarios.Como medida para contrarrestar las acciones de los internos que se alojan en estos módulos, las autoridades penitenciarias realizan constantemente traslados de una cárcel a otra y generalmente los más peligrosos son llevados a Ilama y Morocelí.

La efectividad de las acciones de las autoridades penitenciarias no es del todo convincente ya que los observadores dan cuenta de un relajamiento en las normas y una permisibilidad no difícil de comprobar.

Ingenio criminal

En las últimas horas se informó por parte de la Fuerza Nacional de Control de Centros Penitenciarios (FNCCP), que internos de El Pozo pretendieron introducir un teléfono satelital oculto en un balón de fútbol.

“Aquí podemos observar un balón de fútbol. En las tardes ellos (reos) se entretienen, se les da una hora de actividad deportiva, este balón salió de los predios del centro penitenciario, pero a su retorno ya venía con un (teléfono) satelital introducido y esto fue detectado por el escáner y fue identificado por el personal de monitoreo”, reveló Omar Ramos, titular de la FNCCP.

Mencionó que la FNCCP sirve de apoyo al INP con avanzadas herramientas tecnológicas, pero el ingenio de los reclusos los sorprende cada día. 

“La Fuerza cuenta con un equipo nuevo, tenemos un body scan y un espectro 100/100 que no es dañino para la sociedad ni para las personas, es un equipo que cuenta con una protección radiológica y que ha sido certificado por la Comisión Internacional Nuclear de Brasil”, desglosó.

maxima seguridad4Ramos relató que en los predios de los centros penitenciarios hay personal ajeno al Instituto Penitenciario, que son amigos de los privados de libertad con radios comunicadores y celulares.

Reveló que todos los días se encuentran notas extorsivas en poder de internos en las diferentes cárceles del país.

El oficial de las FFAA apuntó que se implementan nuevas herramientas tecnológicas para impedir que los recintos sean vulnerados.

Fallos judiciales no ayudan

El Gobierno anunció que buscará revertir una determinación judicial que permitió que reos de alta peligrosidad salieran de las celdas de máxima seguridad a las zonas comunes, desde donde pueden ordenar delitos a sus cómplices que están afuera de las cárceles, lo que ha contribuido a que se disparen los homicidios en el país.

El presidente Juan Orlando Hernández lamentó que un juzgado de San Pedro Sula y otro de El Progreso, a petición de abogados y parientes de líderes de pandillas, resolvieron que éstos salieran de las celdas de máxima seguridad y ahora tienen más libertad para comunicarse. 

Luego de reunirse con la cúpula de seguridad del país, en Casa de Gobierno, el presidente Hernández dijo en comparecencia de prensa que “allí están los números y hemos tomado una decisión hoy: que el Instituto Penitenciario tiene que ir nuevamente ante estos dos juzgados a buscar revertir esa decisión” favorable a los reos de alta peligrosidad. 

JOh muestra carceles“Si no se logra en esa instancia, buscar la máxima instancia con los recursos correspondientes”, adelantó.

Expresó que, “como también nosotros sentimos que la ley es clara y que tenemos que cumplirla, vamos a operativizar nuevamente lo que la ley nos autoriza y que es que los privados de libertad, cuando se consideren peligrosos para la sociedad o para la misma convivencia dentro de los centros penales, deben de estar en las celdas de máxima seguridad”.

El gobernante destacó los avances en materia de seguridad que se derivan del nuevo sistema carcelario, “pero también cómo está sometido diariamente a ataques este nuevo sistema de parte del mundo de maras y pandillas principalmente y sus colaboradores, los abogados que también trabajan para ellos”.

Abogados sirven a pandillas

El presidente Hernández detalló que “los abogados de los líderes de la pandilla 18 y sus parientes fueron a los juzgados de ejecución de San Pedro Sula y de El Progreso a pedir que no siguieran estos líderes criminales, que el Instituto Nacional Penitenciario los tiene catalogados como de alta peligrosidad, en las celdas de los módulos de alta peligrosidad”.

Entonces -lamentó- la resolución indica que tienen que salir de esas celdas y estar en los lugares comunes, donde es más fácil comunicarse y trasladar información.

“Cuando se emite la resolución coincide con que se disparan los números de muertes”, añadió el mandatario.

maxima seguridad5El presidente compareción con su equipo de seguridad.Señaló que “una de las causas, a nuestro juicio, tiene que ver con que ellos salen de las celdas de máxima seguridad, donde deben de estar la mayor parte del día allí, obviamente con su alimentación, con todo lo que dice la ley y los estándares internacionales”.

“Pero lo que ordenó el sistema judicial a través de estos dos jueces fue que salieran”, lamentó el presidente Hernández, y dijo que “aquí se presenta un dilema jurídico: ¿Quién tiene la razón?”

“Hemos hecho un análisis rápido y coincidimos que, en efecto, la ley del Instituto Nacional Penitenciario con sus atribuciones le da al Poder Ejecutivo esa decisión de ubicar en las celdas de máxima seguridad cuando así lo considere, cuando las premisas de la ley se cumplan”, subrayó.

Así pues, el sistema penitenciario hondureño libra una dura batalla contra los criminales que buscan volver a reinado que tenían hace unos años en las principales cárceles, desde donde ordenaban crímenes y dirigían las operaciones del hampa.


Valora este artículo
(2 votos)

volver arriba