Banner Por Salud enero17 1

boton19

GIF Jestereo nov 17

Menu

icono buscar

Inundaciones y cortes de energía deja Nate en EEUU



Caution tape blocks off a pier damaged after the passage of Nate which made landfall near Biloxi, Mississippi, USA on 8 October 2017. EFE Caution tape blocks off a pier damaged after the passage of Nate which made landfall near Biloxi, Mississippi, USA on 8 October 2017. EFE
Autor del artículo: EFE

Miami - Nate se debilitó hoy tras tocar tierra en el sur de Estados Unidos y ya es una depresión tropical que todavía genera fuertes lluvias en Luisiana, Alabama y Misisipi, aunque no daños materiales de consideración, y tras ocasionar cerca de una treintena de muertos en Centroamérica.

De acuerdo al último boletín del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU., Nate se desplaza sobre el suelo de Alabama con vientos máximos sostenidos de 35 millas por hora (55 kilómetros por hora), con ráfagas más altas, y proseguirá su trayectoria hacia el noreste, rumbo a Kentucky y Virginia Occidental.

Nate tocó tierra en Estados Unidos la noche del sábado, en la desembocadura del río Misisipi, en el sur del país, como un huracán de categoría 1, con vientos máximos sostenidos de 85 millas por hora (casi 140 kilómetros por hora) y poco después, antes de la medianoche, de nuevo en Biloxi, en el estado de Misisipi.

La llegada a tierra del ciclón, que tras Harvey e Irma es el tercero que alcanza suelo estadounidense en la actual temporada ciclónica en el Atlántico, ha provocado inundaciones y ha supuesto la pérdida de energía en varias partes de la costa de EE.UU. del Golfo de México, pero no ha representado un daño catastrófico como ocurrió con los otros huracanes.

La mañana del domingo, más de 100.000 hogares y oficinas se hallaban sin energía por el paso de Nate, principalmente en Alabama y Misisipi, y algunas imágenes de televisoras locales mostraban inundaciones, como la ocurrida en un casino de Biloxi.

Las autoridades estatales de Misisipi, Alabama y Luisiana no han informado por el momento de muertos ni daños mayores en inmuebles e infraestructura por el paso de Nate, que se espera se disipe entre lunes y martes.

Tras cruzar Biloxi el ciclón, el primero que toca tierra en Misisipi desde el mortal huracán Katrina en 2005, no se ha observado un daño devastador en el área, lo que ha dejado aliviadas a las autoridades locales, aunque la carretera interestatal 90 se halla con escombros y ramas caídas.

"Estábamos muy conscientes de que esto podría haber sido una tormenta mucho más grave. Se hablaba de que sería de categoría 2 con un aumento de marea de 11 pies (3,3 metros) cuando llegara a tierra", señaló a la cadena CNN el portavoz de esta ciudad, Vincent Creel, que se mostró agradecido de que no se cumplieran los pronósticos.

Aún cuando las peores previsiones respecto a este ciclón no se cumplieran, el presidente estadounidense, Donald Trump, firmó hoy una declaración de emergencia para Alabama y Florida, que se sumó a la que firmó el sábado para Luisiana, y que permite la asistencia de agencias federales en ambos estados.

En Alabama, el alcalde de la isla Dauphin, en la costa del Golfo de México, informó hoy de "significativas inundaciones" como consecuencia de la subida del mar, lo que afectó a algunas casas y automóviles, pero dijo que no se han registrado llamadas de residentes pidiendo ayuda.

Las autoridades de Nueva Orleans, en Luisiana, donde se temía que el paso de Nate afectara el sistema de bombeo de agua y drenaje, no ha reportado mayores daños en vista de que el huracán finalmente pasó al este de la ciudad, donde se había impuesto un toque de queda para la noche del sábado y que fue levantado cuando el ciclón se alejó.

Poco antes de su llegada a costas estadounidenses, la Guardia Costera salvó a dos personas cuya embarcación dejó de funcionar cerca del Lago Pontchartrain, en Luisiana, cuando las aguas ya se hallaban revueltas.

Tras su llegada a tierra, Nate mantuvo su tendencia a debilitarse y se degradó a depresión tropical durante la mañana del domingo, cuando se hallaba en Alabama y con rumbo nornoreste.

A esa hora, Nate se desplazaba a 24 millas por hora (39 kilómetros por hora) y producía todavía fuertes lluvias en partes del este del río Misisipi y en el este del Valle de Tennessee, mientras que el aumento del nivel del mar por la marejada ciclónica empezaba a descender, de acuerdo al CNH.

El centro meteorológico con sede en Miami prevé que entre el lunes y martes el ciclón se disipe del todo y tras haber causado la muerte de casi 30 personas en América Central, principalmente en Costa Rica, Nicaragua y Honduras, países donde se produjeron inundaciones y deslizamientos de tierra.

Nate es el tercer huracán que toca tierra en EE.UU., en esta especialmente activa temporada ciclónica en el Atlántico, que será recordada sobre todo por los efectos devastadores en este país e islas del Caribe de los ciclones Harvey e Irma.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba

CEDAC Baner PRONTO