banner por salud TCTLLE

logo19PD

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

Estrategia preventiva para desarticular estructuras criminales



Programas de intervención social Programas de intervención social
Autor del artículo: Especial Policía Nacional

El combate a las acciones de grupos criminales organizados que generan un clima de intranquilidad en la población, es una de las más arduas tareas de los entes de Seguridad del Estado hondureño. 

- Más de dos mil zonas intervenidas durante el 2017

- Para mediados del 2018 la labor se extenderá a otras 413 zonas consideradas de alta peligrosidad

Las medidas adoptadas por la actual administración han permitido una notable reducción de homicidios uno de los resultados más notorios del esfuerzo en materia de seguridad, resultados que han sido reconocidos por los países cooperantes y otros organismos internacionales.

Según expertos en la materia Honduras descuido el tema de prevención durante décadas, heredando serias repercusiones entre ellas el calificativo de país más violento del mundo.

Después de analizar esta situación el alto mando de la Policía Nacional consideró la inmediata necesidad de crear programas especializados para el combate a grupos dedicados a crear un clima de intranquilidad, así lo reveló el Director General de la institución Félix Villanueva.

“Es de suma importancia rescatar a la juventud de las malas prácticas, y generar un ambiente sano para las presentes y futuras generaciones donde prevalezcan los valores morales”

Informó que la institución policial trabaja en la implementación de un programa masivo y sólidamente estructurado sobre prevención de drogas y criminalidad en los diferentes centros educativos, lo que vendrá a contrarrestar las estructuras criminales existentes.

El funcionario reconoció que para llevar a cabo esta labor es necesario contar con la participación ciudadana, en cuanto a la cultura de la denuncia, esto les permitirá a los agentes policiales hacer su trabajo de forma más inmediata y eficaz.

operativos1

Plan de intervención

Por su parte el titular de la Dirección Nacional de Intervención Social (DINIS) Coronel (r) Saúl Orlando Coca Cantarero, anunció que está previsto para este año 2018 la aplicación de un plan de intervención que busca alcanzar las zonas denominadas de “alta peligrosidad” con el propósito de rescatar la juventud que se ve vulnerable a la resistencia de las malas prácticas.

Detalló que “para este año está contemplada la ampliación del proceso en los municipios catalogados más violentos de Francisco Morazán, asimismo en ciudades como San Pedro Sula, Choloma, Progreso y la Ceiba”.

Según la programación de acciones de intervención social, la meta para finalizar el año 2018 es la intervención de al menos 12 departamentos del país, lo que representa unas 413 zonas conflictivas.

Con fondos provenientes de la tasa de seguridad poblacional, el plan de acción cuenta con la logística necesaria y el talento humano capacitado.

operativo en carreteras

Indicadores  

En la actualidad el Índice Global de Paz señala que Honduras es el país que más ha avanzado en Mesoamérica en los aspectos de paz y seguridad.

Este año, además, el ranking ubica a Honduras en el puesto número 106 de esta escala, mejorando su situación respecto al año 2016 que estaba en el puesto 111.

Las cifras proyectadas en el cotejamiento de datos del Sistema Estadístico Policial en Línea (SEPOL) en el 2017, Honduras logró reducir a 10 el promedio diario de muertes violentas, mostrando una importante disminución en relación a los promedios del 2016.

Los reportes que proyectan la reducción de los indicadores de criminalidad han captado el interés de medios de comunicación internacionales, quienes destacan la efectividad de su política de lucha frontal contra estructuras organizadas.

Representantes de sectores sociales reconocen que los esfuerzos son evidentes en materia de seguridad, pero deben sostenerse para dejar resultados sustanciales que eliminen el negativo estigma internacional de país violento.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba