porsalud 2018 5

boton19

GIF Jestereo nov 17

Menu

         

Veinte años del escándalo Bill Clinton y Mónica Lewinsky



Bill Clinton y Mónica Lewinsky en la Casa Blanca. Bill Clinton y Mónica Lewinsky en la Casa Blanca.
Autor del artículo: Especial para Proceso Digital / Alberto García Marrder

Miami, (EEUU) - Esta semana se celebran los 20 años del escándalo sexual de Bill Clinton y Mónica Lewinsky, que estuvo a punto de tumbar a un presidente de Estados Unidos.

¿Qué ha pasado desde entonces con los protagonistas de esa inédita y rocambolesca historia, tanto política como sexual?

En 1998, un sitio en internet entonces desconocido, el “Drudge Report”, informó por primera vez que una joven de 22 años, que trabajaba de interna en la Casa Blanca había tenido “relaciones impropias” con el presidente Bill Clinton, entonces de 49 años.

Eso lo sabían muchos medios de prensa, como la revista “Newsweek”, que no se atrevían a publicarlo.

monica4Mónica Lewinsky abraza al presidente Bill Clinton durante un encuentro
con los becarios de la Casa Blanca.
El informe inicial de “Drudge Report”, que ahora es el portal en internet de mayor influencia en Estados Unidos, rompió entonces el supuesto silencio de la prensa norteamericana que sacó después, con toda clase detalles lujuriosos, lo que había pasado en un baño adjunto a la Oficina Oval de la Casa Blanca.

monica2Mónica Lewinsky ha vuelto
a su vida normal.
La relación sexual entre Clinton y Lewinsky tuvo lugar entre 1995 y 1997, exactamente en once ocasiones. Estuvo a punto de costarle el puesto a Clinton, cuando la Cámara de Representantes inició un juicio político (“impeachment”) para destituirlo.

Las acusaciones contra Clinton no eran por lo que había hecho con Lewinsky, sino por “perjurio y obstrucción” de la justicia”.

En un testimonio bajo juramento ante un fiscal especial, Kenneth Starr, y luego en una declaración televisada, Clinton insistía que no había tenido “relaciones sexuales con esa mujer”.

Para Clinton, lo que había pasado en ese cuarto de baño de la Oficina Oval no eran “relaciones sexuales”. Todo era un problema de interpretaciones semánticas.

Después se descubrió lo que realmente había pasado cuando Lewinsky, cuando ya trabajaba en el Pentágono, confió en una compañera de trabajo, Linda Tripp, los detalles. Esta, secretamente, grabó las conversaciones confidenciales y las entregó al fiscal.

Salió a relucir entonces que Clinton y Lewinsky habían mantenido sexo oral y que ella, en una ocasión, se había masturbado enfrente de él con un puro cubano, de los que apreciaba mucho el presidente.

monica3Bill Clinton y su esposa, Hillary Clinton, hablan del escándalo.Finalmente, el Senado, en un juicio de 21 días, lo absolvió, pero ese escándalo que lo marco para siempre y la más perjudicada fue Lewinsky.

monica5Tras años de evadir a los medios
y la opinión pública, Mónica
Lewinsky reapareció en la vida pública.
Bill Clinton se dedica ahora a dar conferencias y fue asesor importante en la campaña electoral de su esposa, la ex Secretaria de Estado Hillary Clinton, en las pasadas elecciones presidenciales, que ella perdió ante Donald Trump.

Lewinsky se llevó la peor parte. Humillada y desprestigiada, fue acusada de haber instigado la relación con el presidente y que, tras haberse enamorada de él, lo estuvo hostigando y presionando.

En una supuesta grabación que le envía, Lewinsky le dice al presidente que encuentre 15 o 30 minutos para verse y que en esa ocasión se iba a quitar la ropa.

Clinton no era un santo tampoco y no necesitaba muchas incitaciones, como lo demuestran los escándalos sexuales que originó cuando era gobernador del estado de Arkansas.

Hillary Clinton, en una memorable entrevista en la televisión, junto a su marido, lo defendió y criticó a Lewinsky. El matrimonio de ambos, a pesar de todo, sigue intacto. La política es lo primero.

A Lewinsky le llovieron las burlas y desprecios. Fueron muy famosos entonces los calificativos del escándalo. Desde el “Monigate” hasta el “Zippergate”.

Ella se refugió en California con su madre y se negó a dar entrevistas a la prensa que la asediaba con ofertas millonarias para que diera su versión.

Todavía guarda, sin querer lavarlo como le contó a una amiga, el vestido azul, presuntamente, mojado con el semen de Clinton.


Valora este artículo
(0 votos)

volver arriba

    


CEDAC Baner PRONTO